Ups! Parece que tienes Ad Block activo. Desactívalo ahora y disfruta la mejor experiencia de compra en Ripley.com

SANHATTAN

SKU:MPM00015948028

  • SANHATTAN
Normal
$15.900
Internet
$12.800
Descuento
-19%
  • puntosRipleyCon tarjeta Ripleyacumulas
    acumulas103RipleyPuntos GO
  • tarjeta-banco

    Pide tu Tarjeta Ripley y llévate

    Hasta $10.000 dcto!
    ubicacion

    despachoDespacho no disponible.

    retiro-tiendaRetiro en tienda no disponible.

    retiro-remotoPunto de retiro no disponible.
    clip-marketplaceVendido porCATALONIA
    1
    Más que una crónica de golden boys santiaguinos, las claves de esta novela están en la aventura de un joven que comienza en la vida, e intenta desesperadamente encontrarle un sentido a un mundo donde mandan los rituales de la clase social y del dinero. La aventura en este relato, mucho más que en los modernos palacios del capitalismo nacional y sus cortesanos, está en la búsqueda interior. Un relato apasionante, escrito con ironía, humor y compasión al mismo tiempo. En esta novela resuena la prosa decapante de autores como Saul Bellow o Philip Roth. Una excelente primera novela. (Mauricio Electorat) Una década antes, Chile no había sido más que un sombrío regimiento militar. La transición, lenta, tortuosa, vacilante, tocaba a su fin. No todos lo comprendían en ese momento, pero el país se preparaba entonces para el desenfreno, para el desparpajo de sus clases dominantes, para el triunfo del capital sin culpas, del dinero, del arribismo, de una ostentación nunca antes vista, de los nuevos ricos riquísimos, de las élites y sus ghettos en suburbios, colegios y universidades precordilleranas. De un nuevo idioma, de un nuevo orden más desigual, más injusto, más fragmentado, pero más fastuoso, más internacional, más moderno, de una avanzada plutocrática ya irrefrenable Y yo, que nunca conocí el apetito por el oro, yo que solo me había dedicado a correr tras las faldas de secretarias y recepcionistas, yo que nunca luché por conseguir nada, no solo había contribuido a la acometida de esa monumental marea monetaria, sino que de pronto y sin quererlo me encontré en primera fila para gozar de las prebendas que ese nuevo Chile iba a entregar a sus hijos predilectos.